CARNETS DESCARTES

Balance de mi año Erasmus en Cartagena

Si tuviera que resumir la experiencia “Erasmus” en una palabra, creo que diría “descubrir”, aunque es imposible definir toda la experiencia Erasmus en una sola palabra, de verdad, necesitaría diez páginas para explicar todos los beneficios de este programa de intercambio. En efecto, la experiencia permite descubrir un montón de cosas: un idioma (aunque la verdad es que ya lo hablaba bien antes de irme, he mejorado 1000 veces y conocido las pequeñas expresiones que fueron imposible conocer sin estar con gente española), nuevas culturas (la cultura española evidentemente pero también las de los otros estudiantes Erasmus), un nuevo ritmo de vida, nueva gente (gente española y gente Erasmus), pues una nueva manera de vivir.

Primero, así que este artículo concluye mi blog, quiero dar gracias al IUT por ofrecerme esta oportunidad, y gracias al programa Erasmus que hace feliz millones de estudiantes Europeos por año. Irse al extranjero durante loes estudios es una experiencia inolvidable que es hoy en día muy valorizada en la carrera, ya que muestra una apertura mental y amplitud de miras.

Ni un minuto en mi vida me arrepentiré de haber vivido esta maravillosa experiencia. Es verdad que he estudiado mucho menos que lo habría hecho en Licence 3 en Francia, y que el año que viene voy a tener que estudiar como nunca para recuperar mi retraso, pero valía la pena. Es una experiencia muy enriquecedora que abre innegablemente la mente y que nos ayuda a comprender que hay que disfrutar de cada minuto que nos ofrece la vida.

Echaré de menos a la comida, a la vida aquí que es muy fácil, simple y tranquila; echaré de menos como nunca al español porque ahora estoy acostumbrada a hablarlo y me encanta; echaré de menos a la gente española, que siempre es muy amable; echaré de menos a tener asignaturas fáciles de aprobar en la universidad; echaré de menos a todos los eventos y las fiestas con los estudiantes Erasmus; echaré de menos al maravilloso tiempo que tenemos en Cartagena; y podría decir mucho más aún. La re adaptación al ritmo francés al volver va a ser difícil. Ya sé que tendré, como todos los estudiantes que se fueron de Erasmus, la “depresión post-Erasmus”; por lo tanto voy a ocupar mi verano al máximo, para no quedarme en casa y pensar en lo triste que habrá sido irme definitivamente de Cartagena.

Pero, intento reconfortarme diciéndome que ya volveré a Cartagena a ver mis amigos españoles y a otros países de Europa para ver mis otros amigos, pero la cosa es que nunca será lo mismo. Estar de Erasmus da la impresión que estamos en otro mundo, y la vuelta a la realidad será por supuesto brutal.

Otra cosa que me pone muy triste al escribirlo y pensarlo, es que toda esta gente, espacialmente española, es “provisional”. Cartagena es una ciudad que acoge cientos de estudiantes Erasmus por cuatrimestre, y por eso los Erasmus vaivenean, y los españoles se acostumbran a esta situación. Por eso, un gran miedo que tengo es que se olviden de mi cuando me voy, porque ellos viven en Cartagena y saben ya que cada año hay nuevos Erasmus. Porqué yo estoy segura que nunca los olvidaré, y me da gran pena que otros estudiantes Erasmus van a venir y ocupar mi lugar.

Por ejemplo hace poco fueron las entrevistas de nivel de español y motivación para los próximos Erasmus del IUT que vendrán a Cartagena el año que viene, y eso me ha dado gran nostalgia porque me vi un año atrás cuando yo estaba en su lugar. Estoy contenta para las cuatro estudiantes que vendrán a Cartagena en septiembre, y aún más ya que las conozco casi todas, pero también estoy celosa como nunca que ellas van a venir aquí, aprovechar la experiencia y disfrutar cuando yo me voy, salir con mis amigos y hacer las mismas cosas que yo hice antes que ellas. Pero eso es normal y es el principio del programa Erasmus, pero siempre es difícil decir adiós y dejar otra gente ocupar su lugar.

Ahora estamos a mitad de Marzo y concluyo este blog, con un poco de tristeza porque significa que el fin de mi Erasmus se está acercando, pero también con alegría porque sé que todavía me quedan 3 meses y medio para vivir aquí y disfrutarlo al máximo (además con un tiempo maravilloso), y aunque es seguro que me iré de Cartagena llorando en julio, estaré agradecida por haber podido irme de Erasmus. Además, siempre tendré que acordarme al volver a Francia, que me voy de Cartagena para empezar nuevas aventuras, porque la vida es una gran aventura que merece la pena ser vivida.

Las dos fotos de arriba presentan mis amigos franceses del segundo cuatrimestre (ahora).

Estas chicas son mis amigas españolas, hicimos la foto durante las fiestas universitarias de Cartagena a finales de octubre. De la izquierda a la derecha : Carmen, Raquel, Virginia, yo y María.

Estos dos chicos son dos de mis amigos españoles más cercanos; a la izquierda Adrián que es mi padrino de la UPCT que me fue asignado, y a la derecha es mi amigo Jorge.

 

 

Articles relatifs

El balance de un año fantástico

El balance de un año fantástico

"L’Erasmus non è un anno della tua vita, ma la...
Una semana Erasmus en Cartagena, España

Una semana Erasmus en Cartagena, España

Una semana típica aquí en Cartagena
La Universidad

La Universidad

La UPCT : la Politecnica de Cartagena, una...
Las asignaturas de mi segundo cuatrimestre

Las asignaturas de mi segundo cuatrimestre

Le presento aquí más detalles sobre las...
  • http://carnets.parisdescartes.fr/blog/view/255841/balance-de-mi-ano-erasmus-en-cartagena