CARNETS DESCARTES

Una llegada improvisada... o casi improvisada

Una llegada improvisada... o casi improvisada

Me llamo Laetitia y tengo 21 años. Terminé mi DUT TC en septiembre y quería seguir estudiando en otro país. Para ello, encontré la posibilidad de hacer un DUETI con el IUT Paris Descartes. 

Decidí muy pronto presentar mi solicitud para estudiar en Cartagena, una ciudad de la provincia de Murcia, en el sureste de España.

Quería una ciudad donde poder mejorar mi español, ya que hacía dos años que había dejado de estudiarlo (porque la formación del DUT en alternancia no permite estudiar una segunda lengua después del ingles) y quería poder dominar un segundo idioma.

Mi DUT y el contrato con mi empresa se acabaron el 12 de septiembre y las clases de la UPCT empezaban el 22 de septiembre, lo que me dejo muy poco tiempo para preparar mi viaje. Entonces, decidí  improvisar lo que se podía improvisar, o sea casi todo! Reservé solo el vuelo, fue la primera vez en mi vida que había reservado un billete de ida sin vuelta y me dio mucha emoción. Ni siquiera reservé una habitación en un hostal para mi primera noche.

Antes del viaje, conocí una chica italiana con quien hablaba mucho y que también iba a Cartagena para estudiar un cuatrimestre en la facultad de ciencias empresariales. 

Cuando llegué a Cartagena tenía que encontrar un lugar para dormir esa noche y poder dejar mis maletas para buscar un piso. También tenía que encontrar mi facultad y el servicio de relaciones internacionales para firmar mi certificado de llegada. 

Las dos cosas que más me impactaron al llegar fueron el calor al bajar del autobús y los horarios españoles. De hecho, cuando llegué, todo estaba cerrado. 

En primer lugar, encontré un hostal donde el personal me dejó utilizar la conexión wifi.Al llegar no podia hacer llamadas ni conectarme a internet. También me dieron el nombre de un hostal donde podía intentar pedir una habitación y un mapa para encontrarlo. Con todas mis maletas, fui hasta el hostal Pension Oriente, donde una señora muy amable me dio la llave de una habitación libre solo para una noche, entonces me puse muy nerviosa por tener que encontrar un piso el día después. Después, me fui a encontrar en la Plaza de España con Simonetta, la chica italiana que había conocido antes en Facebook. 

Llegué a conocer muchos sitios de la ciudad yendo de lugar en lugar con mi mapa.

Simonetta me presentó a un chico también italiano que ella había conocido el día de antes, Saverio, el cual me propuso quedarme en su piso hasta que yo encontrara uno, puesto que sus compañeros de piso todavía no habían llegado.

Así empezó mi vida Erasmus y me encantó! Una nueva familia de desconocidos en el mismo barco que van a conocerse como primos, hermanos…