CARNETS DESCARTES

Un balance muy positivo de mi año en Cartagena

Mi año no está acabado, pero ya puedo hacer un balance de mi experiencia Erasmus, y es un balance muy positivo.

La adaptación al país y a las costumbres de aquí fueron bastante rápida y sin ningún problema porque finalmente hay diferencias, pero también muchos puntos comunes entre Francia y España. La integración fue instantánea a la llegada, gracias a la Welcome Week y al trabajo de la asociación de ESN que de verdad hace un trabajo extraordinario para los estudiantes extranjeros y que permite a todos relacionarse y sentirse bien en un país que no es suyo.
Tenemos la suerte de estar en una universidad muy agradable, con un sistema educativa bastante diferente del francés pero flexible y muy hospitalario para los Erasmus. También tengo la suerte de vivir en una ciudad muy bonita en cual hay lugares magníficos, con un entorno y un clima genial.

                       

Este año me ha aportado cosas tan buenas que nunca podré olvidarlo, que sea al nivel de las competencias en idioma, que en inglés o en español; de los conocimientos que he aprendido en clase con asignaturas que tal vez no habría tomado en Francia; o al nivel humano y personal. He pasado un año en una ciudad muy bonita llena de historia y de alegría en cual he aprendido otra manera de vivir, de disfrutar de las cosas y del tiempo. He encontrado personas nativas de Cartagena que me han permitido descubrir más el pensamiento de los españoles y cartageneros, su cultura, sus costumbres y su convivencia. Y también he encontrado personas absolutamente increíbles del mundo entero, eso me ha abierto la mente y permitido conocer otras culturas.

                    

Pues este año fue muy saludable para mí, al nivel profesional como al nivel personal, Erasmus es una aventura única y si debiese volver a comenzarlo lo haría sin ninguna duda.

 

Bueno, también de un año aquí el punto más negativo para mi va a ser regresar a Francia y de readaptarme al estilo de vida. También es un año que da deseo de continuar en la organización Erasmus o al menos viajar. Pues es difícil de elegir que hacer a la vuelta, las posibilidades son de hacer una escuela de comercio, un IAE o un Master; también es posible de trabajar pero para mí, un diploma de Bac +3 no es suficiente; por fin se puede también seguir en Erasmus para hacer un Erasmus práctica, lo que significa trabajar en una empresa en otro país de Europa; hacer un voluntariado internacional, pues trabajar en otro país de voluntario en las escuelas, el ayuntamiento o algo así; o hacer un Erasmus como estudiante. Es una elección que depende de cada uno, para mí la mejor elección seria de hacer una escuela de comercio en Francia, pero he elegido las escuelas que tienen posibilidades de intercambiar estudiantes en el mundo para un semestre o un año, de hacer una práctica al extranjero, y un año de cesura para ir trabajar en otro país.  

            

Pequeño consejo si eres estudiante: mi año aquí fue el mejor de mi vida, si puedo recomendarte algo seria venir, descubrir esta ciudad, este país y su cultura, pero también de disfrutar al máximum de tu experiencia en Erasmus y de las personas que encontraran. Ser estudiante ofrece muchas posibilidades y hacer un Erasmus para mí es una aventura que hay que hacer y es el mejor momento de tu vida para viajar. ¡Disfruta!